C/ Olimpia 4 – Barriada San Juan de Dios – GRANADA
+34 683 42 91 72
antonio@idiconciencia.es

LO INMEDIATO

Instituto de desarrollo integral

(Fragmento de la novela «El néctar de la diosa»):
—Te diré algo, muchacho: cuando una idea puede enturbiar lo que haces, cuando empañas con dilemas como ése la simplicidad de las cosas, estás atrapado. Hace tiempo que voy de acá para allá, sintiendo que los campesinos, más que querer hacerme daño, respetan mi libertad o bien la temen. La gente corriente sumerge sus actos en una permanente defensa ante posibles amenazas que nunca llegan a concretarse. De esta forma convierten la vida en una quimera, y alientan sin motivos la preocupación y el miedo. Esto me parece una soberana estupidez; y no estoy dispuesta a caer en esa trampa…—Acto simple, muchacho. Recupera el «acto simple» y comenzarás a ser feliz. Si tienes hambre… come. Si necesitas dormir… duerme. Así de sencillo. Él argumenta que no es tan sencillo. Hace un chasquido con los dientes y la mira enternecido. Le confiesa que lleva demasiado tiempo soportando sus actos complicados, volcándolos sin ton ni son en los demás. También le dice que se ha culpado por eso muchas veces. —¿Quién alcanza mayor realidad, «los demás» o «la idea que te haces de los demás»? —preguntó Artemisa enredando su interrogación en un cúmulo de hojas muertas—. ¿Has pensado alguna vez que cuando te acercas a alguien, lo que va a suceder puede estar condicionado por lo que previamente esperas? Si nada espero, nada temo. ¡La pureza de la naturaleza me protege, como lo hace con un simple gorrión, como a los patos en el estanque! —terminó exclamando, mientras aporreaba su vientre con ambos puños satisfecha. ..—Para la mayor parte de la gente siempre es la idea que tenemos de la vida y de los demás lo que importa. Al otro lado —señaló con una de sus manos una dirección lejana, más allá del bosque en donde se hallaban —encontrarás una muchedumbre infectada por multitud de reglamentos. Ellos necesitan que se les diga lo que está bien y lo que está mal, para sentir una porción de seguridad en sus vidas. Precisan saber de los demás para advertir que existen; no han aprendido a ser por ellos mismos. En cuanto a mí respecta, hace tiempo que saqué esos gusanos flotantes de la mente. Para las ardillas, las comadrejas, para algún sapo perezoso y para mí, es lo que se nos presenta espontáneamente lo que en verdad alcanza valor. ¡Prejuicios… siempre nos cercan los escrúpulos y los prejuicios! No dejes muchacho que esa ceguera te nuble…. ¿No era la complicación del recelo, la herrumbre de la ansiedad y de los tiránicos criterios lo que había hecho que la diosa permaneciera remota, oculta hasta entonces para su conciencia? (Fragmento de la novela «El néctar de la diosa» de Antonio Carranza. P.V.P.- 15 €.)
COMENTARIO:
En verdad estoy convencido de que hay vida antes de la muerte. Surge la primavera e instala en mi interior una sensación de frondosidad y luminosidad que invade mi alma. En un momento de mera contemplación puedo comprender que en todas las secuencias de la vida brilla una realidad mucho más rica y sublime de lo que a simple vista contemplamos. He comprendido que si mi mente se aferra al acontecimiento, a la anécdota, a lo que pasa, pierdo esa percepción. Tras las personas, los sucesos y las cosas hay una trastienda anímica que la intuición puede apreciar. Cuando me invade el acto simple, la sencillez de lo inmediato, veo más y mejor. Aprecio el dolor del mundo, percibo la inercia que mueve las sombras y estanca las emociones….y, asimismo, el brillo limpio del niño que todos llevamos dentro. Desde esta atalaya todo se comprende como exacto y cabal…. La vida, nuestra fiel compañera… la gente, las gotas de luz que hacen racimo de amor y componen humanidad. Mi alma se empapa de esa humanidad, y aquí el sol y yo somos uno.
(Fragmento del tratado «Resplandor y brisa, los parámetros de la conducta» de Antonio Carranza. P.V.P.- 15 €.)Web.- idiconciencia.es / Email.- antonio@idiconciencia.es (Los libros y tratados que publicamos contribuyen a sufragar los gastos de nuestra Obra Social. Gracias por colaborar).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *